china
0

China

En Marzo de 2007, emprendimos viaje a China, un país lleno de contrastes en el cual, la pobreza y la riqueza son extremas. Las diferencias entre las grandes ciudades y las pueblos del interior son inmensas. Un país, motor de la economía mundial, basado en la mano de obra y en la capacidad de trabajo del pueblo chino. Un país, donde las personas son felices con muy poco.

En total estuvimos 11 días y recorrimos las siguientes ciudades: Guangzhou, Hong Kong, Guilin, Yangshuo y Pekin.

Guangzhou

Llegamos a Guangzhou a primera hora de la mañana. Volamos con Air France desde Madrid, haciendo escala en Paris. El vuelo nos salió relativamente barato, unos 800€, cogiendolo con casi tres meses de antelación. Visitamos esta parte de China porque mi amigo Pagola trabaja allí al igual que muchos españoles que conocimos. Guangzhou es una ciudad que no tiene nada turistico ni nada que ver pero que debido a su caracter industrial, tiene gran importancia dentro de la enconomía China y por lo tanto tiene una vida tremenda. Allí estuvimos cuatro días y durante esos días hicimos de todo menos turismo, comimos en los mejores restaurantes de la ciudad, en restaurantes típicamente chinos (donde podías comer por 3-5 €) salimos de fiesta, en Karaokes, nos pegamos con los taxistas, jugamos a baloncesto con chinos… Una anécdota fue en un restaurante de la zona central de China. Pedimos la comida y lo primero nos trajeron un cuenco grande de te. Pues bien, más vale que fuimos con gente de allí porque el cuenco no era para servirnos el te sino para desinfectar los platos!! Otra cosa curiosa es que en china todos los alimentos los cuecen para quitarles las vacterias. Por ejemplo, la lechuga, siempre la toman cocida…. También es muy interesante y saludable hacerse un masaje de pies. Cuidado si os metéis en algún sitio raro con Happy End (para que no os asusteis).

Hong Kong

Desde Guangzou, fuimos un día a Hong Kong. En tren tardas unas 3 horas y se puede ir y volver en el día aunque yo recomiendo que os quedéis más de un día porque es una ciudad impresionante. Se nota mucho que fue colonia británica porque es la ciudad más europea de China. Tienes que pasar por la aduana por lo que si tenéis pensado ir a Hong Kong tienes que sacarte el visado con dos entradas porque si sacas solo con una, no podrás volver a entrar en China. En la aduana, además de pasar los típicos arcos de seguridad, tienes que pasar por unos arcos que te miden la temperatura. Si tienes fiebre, te dejan en cuarentena. Fuimos un domingo y estaba llenísimo de gente. Lo más típico es ir a Victorias Peak. Se sube en un tren hasta el pico de la monta a y desde allí, tienes una vista impresionante de la ciudad de Hong Kong. Después, bajamos a recorrer la ciudad, hay que ir a Ladies Market, son calles que cierran al tráfico y donde se encuentran todas las tiendas de la ciudad. Conviene comprar algo en Hong Kong ya que hay cosas muy interesantes y muy novedosas. Si te gustan los art toy, no dudes en pasar por la tienda de Red Magic (dentro de un centro comercial, en la segunda planta, en ladies market). Te volverás loco y a unos precios increíbles.

Guilin y Yangshuo

Desde Guanzhou cogimos un vuelo hacia Guilin. Una región en el interior del país pero con unos paisajes impresionantes. Los vuelos interiores en china no son muy caros, el único problema es entenderte con ellos pero nosotros no tuvimos ningún problema. Para esta parte del viaje, contratamos un guia que nos preparó todo el viaje. 100% recomendable. Su nombre es Lilly y su correo lulilly12@hotmail.com. Ella nos preparó esos tres días con coche, chofer y nos salió por 300€. Cuando aterrizamos, nos recogió en el aeropuerto y fuimos directamente a las terrazas de arroz. Es espectacular dar un paseo por las terrazas con el paisaje y el pueblo, e intentar conversar con alguna persona del pueblo.

En esos tres días estuvimos alojados en Yangshuo en el Magnolia Hotel . El hotel está muy bien y era muy barato. Merece la pena quedarse por la noche en Yangshuo en vez de en Guilin porque es un pueblo pequeño y darse una vuelta por los bares de noche de Yangshuo merecería un capítulo aparte. En el segundo día hicimos un recorrido con una balsa de bambu por el Rio Li donde el paisaje es igual que en Bola de Dragon. Merece mucho la pena ir en una balsa peque a en vez de grandes barcos porque es más auténtico. Antes de ir en la balsa, fuimos a un mercado en un pueblo cercano y ahí descubrimos la china auténtica, la pobreza, los ni os en la escuela. Nos impacto mucho. Por la tarde vimos Guilin y paisajes de sus alrededores.

Pekin

Volamos por la mañana hacia Pekin. La primera aventura es que el taxista nos llevara al hotel. Más vale que llevábamos la dirección en chino porque sino, imposible entenderse. Nos alojamos en el hotel Sha Tan Hotel Beijing. Un hotel de muy buen nivel, chino y barato. No está muy lleno de turistas, generalmente chinos por trabajo pero merece mucho la pena. Además, está muy cerca de la Ciudad Prohibida. En el hotel nos dieron una tarjeta con los sitios principales en alfabeto Chino. Sin esto estas perdido. En Pekín fuimos a ver La Ciudad Prohibida, la Plaza de Tianamen por nuestra cuenta y la Muralla China, El Palacio de Verano, y el Templo del Cielo en excursión organizada. Cenamos dos días en dos restaurantes que merecen mucho la pena: Makye Ame, un restaurante típico, un poco turístico pero merece la pena. Un consejo, no pidáis vino tibetano que es malísimo y Beigin DaDong Roast Duck Restaurant donde comeréis el típico Pato Laqueado. Esta espectacular pero tienen una carta enorme como tortuga. Consejo: si vais cuatro, intentar coger un reservado porque pagas 15€ más pero merece la pena y te tratan muy bien. En Pekín, no dejéis de visitar el Mercado de la Seda para hacer compras de imitaciones. A mi me gustan los relojes y las imitaciones aquí son bastante malas. En Guanzhou compre unos buenos relojes por 20€. Todavía me duran y no dan ningún problema.

En general la experiencia de viajar a China es espectacular. La densidad de gente en todos los lugares te vuelve loco. La gente es muy amable, son muy diferentes a nosotros y trabajan a un ritmo inaguantable para cualquier occidental. Están en pleno desarrollo económico pero creo que junto a las restricciones de su gobierno (es impresionante el poder del gobierno en todos los ámbitos) pronto habrá una revolución cultural del pueblo chino. Es un destino muy apetecible, para nada complicado y muy barato, aproximadamente nos gastamos 3.000 € dos personas los 11 días, incluyendo los hoteles, comidas, vuelos, regalos y compras que hicimos allí. Toda una oportunidad viajar a China.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *