Machu Pichu
0

Perú: Cuzco, Machu Pichu y Lima en 5 días

Desde que llegamos a Argentina uno de nuestros viajes previstos era conocer las ruinas de Machu Pichu, una de las 7 maravillas del mundo. Perú es uno de los países con mayor crecimiento en los últimos años en Latinoamérica, se está convirtiendo en un referente en la región por su proyección hacia el futuro pero a nivel turístico tiene uno de los pasados históricos más importantes. Sólo con leer un poco de la civilización Inca, descubres que estás en un territorio realmente especial. Como siempre, no teníamos muchos días libres y aprovechamos un feriado de 4 días para poder visitar lo más representativo de Perú aunque nos quedaron tantas cosas por ver, que será obligado volver en el futuro. Navegando como siempre con Trip Advisor, encargamos la mayoría del viaje con Ruben de South Travel Adventures 100% recomendable y confiable.

Día 1: llegada a Lima

Salimos viernes por la tarde, vuelo directo desde Buenos Aires hacia Lima con LAN. En 4 horas estás en la capital de Perú. Al día siguiente por la mañana teníamos el vuelo por la mañana  hacia Cuzco así que buscamos un hotel barato cerca del aeropuerto. En TripAdvisor recomendaban el Hostel Victor, a 10 minutos del aeropuerto y que por 40 dólares la noche, además te iban a buscar al aeropuerto. El Hostel no tiene absolutamente nada de especial y se encuentra en un barrio un poco complicado pero si sólo vas a dormir es una perfecta opción. Para otras cosas, elige otro hotel.

Día 2: llegada a Cuzco

Por la mañana salimos dirección a Cuzco también con LAN. Vuelo de una hora aproximadamente y en destino, nos estaban esperando el equipo de Rubén para llevarnos al hotel en Cuzco (a partir de aquí, el viaje estaba contratado con South Adventure Tours). Nos alojamos en el Hostal Apu Huascaran. El hotel estaba perfectamente situado, limpio y todo el personal muy atento. Una buena elección. Por la tarde teníamos preparado un City Tour por la ciudad de Cuzco en el que en unas 4 horas ves las partes más representativas de la ciudad: La Catedral principal de Cusco y el templo del Sol Qoricancha ,incluyendo las entradas a Sacsayhuaman / Qenqo / Pucapucara y Tambomachay. Es muy importante en la llegada a Cuzco, empezar a tomar hojas de coca para la aclimatación a la altura.

 

 

 

 

Día 3 y 4: Destino Aguas Calientes – Machu Pichu

Por la mañana temprano, destino Aguas Calientes en un viaje de unas 4 horas en tren. Merece mucho la pena el trayecto e ir viendo pequeños pueblos perdidos del campo peruano. En Aguas calientes nos alojamos en el Hotel Pahamama Inn, hotel sin ningún lujo y mejorable pero limpio y perfecto para dormir una noche. Los precios en Aguas Calientes son un poco excesivos por lo que esta opción es una buena opción. Hasta el día siguiente que salíamos para Machu Pichu no teníamos nada previsto para hacer así que combinamos alguna excursión caminando (cataratas de Mandor o las aguas termales) con Piscos de diferentes tipos para aclimatarnos al país. El pisco es uno de las razones por las que hay que viajar a Perú. Recomendamos visitar el bar del Hotel El MaPi by Inkaterra, donde preparan los mejores piscos de Aguas Calientes.

Al siguiente día, muy por la mañana (5 de la mañana) hay que ir en autobús hacia Machu Pichu. Hay que ir pronto para disfrutar de las ruinas sin mucho turista. Desde la agencia nos incluyeron un guía privado que en dos horas te enseña lo principal sobre las ruinas de Machu Pichu, su historia y la cultura Inca. Además, puedes hacer las fotos sin mucha gente, cosa que se agradece. Si quieres ver las ruinas desde otro punto de vista, no dudes en subir al Huayna Pichu. Hay que reservarlo con antelación ya que no pueden subir más de 500 personas al día. La subida es dura o muy dura pero merece la pena y luego te sellan el pasaporte para certificar que has subido! Después simplemente es pasear por las ruinas y compartirlas con miles y miles de personas. Por la tarde vuelta al pueblo y de ahí, en tren a Cuzco para a la mañana siguiente ir con destino a Lima.

Día 5: Lima

Lima es la capital de Perú y la referencia económica del país. Tiene partes todavía en desarrollo pero barrios que se encuentran cercanos a cualquier barrio de una ciudad importante. El más representativo es el barrio de Miraflores, pegado al mar y con un paseo que merece la pena recorrer con el parque del amor como pieza angular. Además la parte antigua es muy interesante. Para cerrar el viaje de la mejor forma, es necesario probar la comida peruana y Lima es la referencia gastronómica del país y diría que de la región. Mezcla a la perfección la innovación con los alimentos tradicionales peruanos. Después de mucho investigar y saliéndonos de los restaurantes más famosos, fuimos al Restaurante Central. Además de tratarnos como en casa, es sencillamente espectacular la experiencia gastronómica. Y con el estomago lleno, de vuelta a Buenos Aires.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *