Cristo Rio de Janeiro
0

Rio de Janeiro en un fin de semana largo

Leíamos en la guía, previamente a viajar,  que Rio recordaba mucho a ciudades como Sydney o Hong Kong y eramos bastante escepticos ya que estas dos ciudades nos impresionaron muchísimo. Después de haber estado en Rio, creo que no tiene nada que envidiar y se puede colocar a su altura. Desgraciadamente sólo tuvimos tres días para visitar la ciudad.

Para alojarnos, buscábamos un hotel cerca de Copacabana, una de las playas míticas de Rio. Normalmente los precios por noche de estos hoteles, son astronómicos pero navegando por tripadvisor encontramos una casa de huéspedes de precio medio pero con unas vistas impresionantes sobre la playa. Las recomendaciones sobre Rio Guest House y su dueña Marta, eran muy buenas y después de haber estado, no hay ninguna duda de que se pasa una perfecta estancia con Marta.

Día 1: Centro y Pan de Azucar 

El primer día en Rio empezamos por el centro de la ciudad. Si vais un fin de semana, es mejor ir al centro el sábado por la mañana ya que todavía hay gente trabajando y es mas seguro. A partir del sábado por la tarde y hasta el lunes, es mejor no ir a visitarlo porque está desierto. Merece la pena recorrerlo andando y visitar La Catedral, La Iglesia de las Candelarias, El Monasterio de Sao Bento, La Biblioteca Nacional, El Teatro Municipal. El paseo te dura toda la mañana pero merece la pena y siempre hay tiempo para tomarse una cerveja fría.

Si tienes hambre y quieres conocer un Rodizio típicamente Brasileño, una opción es Porcao Rio, emplazado en un sitio privilegiado por sus vistas al Pan de Azucar pero en mi opinión excesivamente caro y muy estresante. No consegui disfrutar de la comida. Eso si, aunque no vayais al restaurante, merece la pena hacer el paseo sobre la bahía y ver las vistas desde ese punto de vista.

Seguido del paseo, puedes ir directamente al Pan de Azucar. Nos habían comentado que subiendo al Corcovado, no merecía la pena subir al Pan de Azúcar… mas vale que no hicimos mucho caso porque las vistas desde este punto de Rio son impresionantes y la subida en el teleférico, merece mucho la pena. Para acabar el día, siempre hay que tomar una caipi en los puestitos al lado de la playa, sin duda las mejores.

Día 2: Corcobado, Tijuca, Santa Teresa y Lapa

Visto el Pan de Azucar, el segundo día, la visita obligada era Corcobado y confesarnos ante el Cristo Redentor, una de las 7 maravillas del mundo que vigila sobre toda la ciudad de Rio. Estuvimos investigando con tours privados y otro tipo de tours pero al final, decidimos ir en trasporte público, en autobús. Por tres reales, te dejan en el tren cremallera y de ahí directamente al Cristo, que impresiona a primera vista. Si tienes suerte y te toca un día despejado, podrás disfrutar de unas vistas impresionantes sobre la ciudad de Rio, aunque normalmente las nubes siempre están distorsionando un poco el paisaje. En unas 4 horas puedes hacer tranquilamente la visita y después puedes visitar Tijuca Forest, un bosque de más de 100 km2 en la ciudad. Aquí, nuestra recomendación es ir con Taxi y que os de un paseo por Tujica (1 hora – 80 reeales) con paradas obligadas en La vista Chinesa y un centro de lanzamiento de Ala Delta y Parapente. Se puede comenzar el paseo en taxi desde el lado del Corcobado y acabar el paseo en la playa de Tijuca y disfrutar de una tarde de playa en un lugar impresionante.

Por la tarde-noche, una gran opción es darte un paseo por el barrio de Santa Teresa, un barrio bohemio en el centro de Rio y que merece la pena recorrerlo y parar en un par de bares. Una buena recomendación es el Bar Mineiro, un clásico de Santa Teresa. Si además teneis ganas de fiesta y samba, abajo del barrio, se encuentra Lapa, con muchos bares con música en directo.

Día 3: Playas, Ipanema y Copacabana.

Después de dos días bastante completos, teníamos toda la mañana para poder disfrutar de las playas de Rio y como no de  las playas de Ipanema y Copacabana. Si te gusta el Surf, la playa de Ipanema es la mejor opción. Pasearlas ya es toda una experiencia y disfrutarlas con una caipi en la mano es la mejor manera y acompañarlas con unos camaraos te ayudará a llevarte el mejor sabor de boca de Rio.

Rio, ciudad impresionante a la que volveré sin duda y que coloco en esas ciudades sobre el mar que conviven equilibradamente entre gran ciudad y paisaje. Si no fuera por la seguridad, sería un gran sitio para vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *