Salar de Tara
0

San Pedro de Atacama en 3 días

Siempre me he sentido atraído por los lugares extremos, deshabitados, donde la naturaleza parece que se sufre a si misma y donde las personas viven de sacar provecho a los excasos recursos naturales que su tierra le proporciona. Me fascinó el desierto rojo en Australia y la misma sensación tuve estos días en el desierto de Atacama. Teniamos el  lunes fiesta por lo que decidimos ir a visitar lo.

Como siempre, investigamos en tripadvisor qué agencias de viajes trabajan en la zona y que hoteles merecen la pena. Elegimos Cosmo Andino, una agencia de viajes pequeña, un poco más cara que el resto pero 100% recomendable.  Nos alojamos en el Hostal Elim, ubicado en el centro del pueblo, tiene un precio muy razonable para los servicios que ofrecen. También, muy recomendable ya que hay muchas sorpresas desagradables en hoteles en Atacama.

Día 1: Buenos Aires – Calama – Atacama

Salimos un sábado en LAN a las 05:00 desde Aeroparque. Con un poco de retraso pero sin ningún problema para conectar con el vuelo de Santiago a Calama. Allí, nos recomendaron una empresa de transfer que está en el mismo aeropuerto aunque todas ofrecen precios y servicios similares. En un viaje de una hora llegamos a San Pedro. Eran las 12:30 y a las 15:00 ya teníamos la excursión hacia el Valle de la Muerte y de la luna. Un buen sitio para almorzar es el Café Adobe, con precio medio pero muy buena calidad. No dejar de probar la cerveza artesanal de la zona. Ya en la excursión primero fuimos a visitar el Valle de la Muerte, curiosa la historia del nombre donde el europeo que lo descubrió, siempre quiso decir Valle de Marte pero los lugareños siempre entendieron muerte en vez de marte.

Sencillamente espectacular el paisaje, mezcla entre material volcánico erosionado por el paso de los millones de años y millones de kilos de arena que lo rodean. El paseo acaba revolcándote por las dunas e incluso puedes hacer un poco de sand surfing (demasiado esfuerzo para tirarse por la duna en mi opinión). Para el final de la tarde estaba organizado ver el atardecer en el Valle de la Luna. De paisaje similar pero más agreste y mezcla de mayores paisajes. El atardecer es un espectáculo y no olvidar que cuando el sol se va en el desierto, hacer frio!!! Llegamos al pueblo sobre las 20:30 y fuimos a cenar y tomar unos pisco sour que no lo recomiendan por el tema de la altura pero… no se puede estar en Chile o Perú y no tomarse unos cuantos.

Día 2: Salar de Tara

Queríamos hacer alguna excursión menos multitudinaria y navegando por internet, nos hablaron del Salar de Tara. En una excursión semi privada (seis pasajeros) es una excursión de todo el día que tras dos horas y media de camino, llegas hasta el Salar de Tara, espectacular, pero más espectacular es el camino hacia el mismo. Durante el camino, el guía nos conto de que forma se dividieron las fronteras en la zona, las diferentes guerras que hubo y como gran parte del territorio está rodeado de minas antipersonas que protegen la zona. Muy interesante y conforme íbamos viajando, íbamos parando en aquello que nos parecía interesante. Todo esto subiendo hasta más de 4.500 metros de altitud.  En la reserva nacional de los Flamencos está el Salar de Tara y justo al entrar en la reserva, se encuentran unas formaciones graníticas que el tiempo ha dejado allí y que conforman un paisaje irrepetible. Tras una hora más de camino, llegamos al Salar de Tara, donde no hay nada a 100 km a la redonda y flamencos descansan y viven. El viento y el frio, son denominador común. Tras almorzar en la misma camioneta que nos llevó, en dos horas volvemos a San Pedro y al bajar rápido y sin paradas a los seis pasajeros nos dio un poco de mal de altura y no fue un viaje placentero… Por la noche, decidimos probar otro restaurante de Atacama y fuimos a La Estaka. Buena comida y mejor servicio, siempre unido a un Pisco Sour.

Día 3: Geiseres del Tatio

¿Hay algo que hacer a las 6:00 AM? Si, levantarse para visitar los Geiseres del Tatio al amanecer. Totalmente ingnorantes de cómo se formaban los geiseres, descubrimos que es agua volcánica que provenía de chile y que iba buscando el camino para salir a la superficie hasta formar estos geiseres. Probablemente uno de los días más frios en mi vida, no se sufre demasiado porque enseguida sale el sol y la sensación térmica empieza a mejorar. Es muy curioso la cercanía en el tiempo de muertes quemados en los geiseres, la última en 2004. La excursión encontró el trayecto adecuado para que no compartiéramos el espectáculo con mucha gente y como colofón nos pudimos bañar en las aguas termales y descubrir que son las pirañas de esa zona. Sobre las 10:30 salimos de Tatio y dedicamos el día a conocer la zona, visitar un pueblo donde viven sólo 4 habitantes y el bosque de cactus. Un día muy completo que finalizó con nuestro viaje de vuelta, llegando a Buenos Aires sobre las 02:00 AM del día siguiente.

Siempre es sorprendente visitar este tipo de lugares, sorprendente por la naturaleza pero también por como el hombre se habitúa a vivir en estas condiciones y buscar un progreso y una vida feliz. A veces damos demasiada importancia a las cosas materiales pero la historia demuestra que el ser humano es un animal que se adapta a casi todas las circunstancias. San Pedro de Atacama, es uno de los sitios a visitar, conocer y que probablemente en algún punto te sorprenderá y te hará pensar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *